Valoración del Usuario: 2 / 5

estrella activaestrella activaestrella inactivaestrella inactivaestrella inactiva
 

Los bilbilitanos arrancan el 2019 con una cómoda victoria ante un rival en descenso

Partido adelantado a la jornada del domingo y disputado el sábado, 5 de enero en el campo de San Iñigo de la Ciudad Deportiva. Pocos aficionados, (quizás menos de los habituales que de por si son pocos), en unas fechas complicadas: el sábado, carrozas del día de Reyes y el domingo (si se hubiera jugado) también un día difícil, con la mayoría de las casas centradas en la diversión de los más pequeños con los regalos de Sus Majestades de Oriente.

Y los Reyes llegaban al campo de la Ciudad Deportiva con una cómoda victoria. Esperada, desde luego, puesto que el rival en principio daba para sumar los tres puntos y además hacerlo con cierta comodidad. Seguro, que más de uno relacionado con el club pedía en su carta a los Reyes que este 2019 el equipo bilbilitano aumentara sus prestaciones. De momento Sus Majestades reaccionaron a las plegarias de éstos con un partido cómodo, con los tres puntos sumados, y lo que es más importante con un patrón más acorde a la calidad del equipo y con fases de buen juego.

A todo esto el partido no comenzaba de la mejor manera para el cuadro local, que veía como en el minuto 9 del encuentro los visitantes aprovechaban un error en un despeje para poner el 0-1 en el marcador. Pero el Calatayud no tardó mucho en reaccionar, puesto que dos minutos más tarde, Pablo Sebastián ponía de nuevo las tablas en el marcador. En el minuto 32 fue Diego Pérez en el que con una media vuelta ponía por delante al Calatayud. Antes del descanso volvía a aparecer Pablo Sebastián para marcar el tres a uno con el que terminaba la primera mitad. Un resultado que hacía justicia a lo presenciado en el terreno de juego con un conjunto local muy superior al visitante y sobre todo con muy buenas sensaciones en cuanto al juego se refiere. Un Calatayud que trató bien el balón, que tenía paciencia a la hora de hacerlo circular y que además encontraba los espacios necesarios para crear peligro. Mención especial para Diego Pérez en el centro del campo, con el bilbilitano en el once inicial el equipo ganó en contundencia y seguridad.

Con el partido más que encarado comenzaba una segunda mitad en la que el que más y el que menos esperaba poder disfrutar de buenos minutos. Panocha entraba al campo en el minuto 56 y en ocho minutos lograba el cuatro a uno con el que se finiquitaba el partido. A partir de este momento el Calatayud se gustó y el Bujaraloz terminó por rendirse ante el potencial del conjunto del Jalón. Control absoluto de los hombres de Ricardo Ballestín, buen trato de balón, muchas combinaciones y fases de buen juego ante un rival que justo es decirlo ofreció muchas facilidades.

En el minuto 83, Pablo Sebastián volvía a marcar logrando cerrar su cuenta particular en este encuentro con tres goles y la cuenta del equipo con el cinco a uno con el que finalmente acababa el partido.

A la hora de destacar mencionar el buen partido en líneas generales de la totalidad del equipo y sobre todo la sensación de querer jugar el balón y hacerlo. En el plano individual la aportación de Diego Pérez en el centro del campo. El bilbilitano equilibró por completo al equipo en el centro del campo y sus compañeros a partir de ese momento comenzaron a crecer. Desde luego mencionar también a Pablo Sebastián, autor de tres de los cinco goles de su equipo. Un jugador que podrá estar mejor o peor pero que siempre es un ejemplo de honestidad en el campo. Quizás el tercer hombre destacado nos lleva a la figura de Panocha. En esta ocasión tan solo marcó un gol pero con su salida al terreno de juego el conjunto bilbilitano aumentó en gran medida la sensación de peligro.

De cara a la próxima jornada el conjunto del Jalón se desplazará hasta tierras  turolenses midiéndose al Cella, un conjunto que siempre suele ser complicado de batir en su terreno de juego.