Valoración del Usuario: 0 / 5

estrella inactivaestrella inactivaestrella inactivaestrella inactivaestrella inactiva
 

Peña La Unión jugará este sábado a partir de las seis y cuarto en el polideportivo municipal ante el conjunto vasco de Laskoraín

La respuesta de la afición bilbilitana tiene que ser clave en el partido

 

Moralmente el equipo no está bien. Es evidente que la falta de resultados está desquebrajando la moral de los jugadores que entrena Alfonso Cabello. Es en lo primero que hay que mejorar, y es que si todos fuimos conscientes de las dificultades que tenía la categoría en la pasada temporada, también lo somos en ésta. Los resultados no llegan, pero sacar buenos resultados en esta categoría es todavía más difícil este año que el pasado.

Si algo se hizo bien en la pasada campaña, (desde luego fueron muchas cosas), fue que los jugadores fueron capaces de transmitir a la grada toda la ilusión del mundo para luchar por seguir. Poco importaban las derrotas, los goles que se encajaban, las decisiones de los colegiados…, el equipo nunca bajaba los brazos. Seguía y seguía intentándolo sabedores de las dificultades pero con el orgullo e ilusión intacto. Valores que se trasmitían a una grada que no paró de ayudarles. Y aquí tenemos que mejorar. Los aficionados siguen acudiendo a los partidos, esos aficionados que conocen bien las dificultades y que no van a dejar de la mano al equipo, pero éste también nos tiene que ofrecer esa dosis de ilusión desmedida que parece perdida.

Consiguiendo recuperar la ilusión también tendremos que mejorar en otras facetas del juego, y lo tendremos que hacer todos, incluido también el técnico, Alfonso Cabello, un entrenador del que no dudamos puesto que es buena parte de los éxitos del equipo, pero que también debe de comenzar a transmitir ilusión y no dejar sentados durante tantos minutos a jugadores que ofrecen algo más que otros.

Por todo esto estamos seguros que este próximo sábado a partir de las seis y cuarto el polideportivo municipal se volverá a llenar de unos aficionados que son muy conscientes de las dificultades y que acuden con la intención de ayudar, pero lo que realmente queremos ver es a un equipo todos a una, los que más por los que menos jueguen, pero todos apoyando con ilusión.